Contáctanos

Te esperamos.

Comienza la “Era Link”.

          A los jugadores competitivos y a aquellos que sin serlo, ya llevan tiempo en la práctica del juego de cartas coleccionables Yu-Gi-Oh!, no les resulta extraño lo que ha hecho Konami con el surgimiento de este nuevo tipo de monstruos denominados Link.

             Konami lo ha hecho de nuevo. Ya en oportunidades anteriores  lo hizo con otras criaturas, así por ejemplo, cuando los monstruos synchros dominaban el formato, fueron reemplazados por los monstruos xyz, y estos últimos, por los péndulos, y es así como ha llegado el momento de despedirnos de la era péndulo, para dar la bienvenida a la era Link.

 

 

       Como nos tienen acostumbrados, en esta nueva era, se comienzan a aplicar reglas y campos diferenciados.

           En la zona de mágicas y trampas, se evidencia la primera modificación, en cuanto se restringe el uso de las cartas péndulo, debido a que ahora deben ser ubicadas dentro de los 5 espacios destinados a este tipo de cartas, dejando de tener un lugar especialmente asignado para ellas, lo que modifica y limita la libertad que se tenía en épocas anteriores.

           Por otra parte, y en mi humilde opinión, el cambio más relevante y al cual nos costará más acostumbrarnos, viene dado por la restricción de los espacios para los monstruos del extra deck, ya que, en eras anteriores había una absoluta libertad para ubicar los monstruos invocados desde dicho lugar, pero ahora, sólo tendremos un espacio para ubicar dichos monstruos, y en caso de requerir más de uno, nos veremos en la obligación de invocar un monstruo Link, que a su vez, liberará más espacios específicos dentro del campo para poder invocar el resto.

      Para los jugadores que llevamos tiempo en esto, y que tenemos experiencia con otros juegos de cartas coleccionables, Yu-Gi-Oh! es uno de los más restrictivos en cuanto reglas, ya que las mismas, son sumamente claras y precisas, todo está reglado, y por lo mismo, el aumento de reglas con la nueva era lo transforma en un auténtico juego de ajedrez.